Pechuga de pollo rellena

Supongo que esta receta se podrá hacer también con carne. Con unos filetes de lomo de cerdo cortados un poco gruesos, o con solomillo de ternera…. Pero la he hecho con pollo que es mas económico.

Ingredientes:         (Para cuatro personas).

* 4 Medias pechugas de pollo grandes.
* 2 bolsas de 300 gr de espinacas. Las de Mercadona están bien.
* 1/2 cebolleta mediana.
* 1 diente de ajo pequeño.
* 100 gr de queso de rulo de cabra.
* 1 puñado de piñones.
* 1 puñado de unas pasas sin pepita.
* Queso para gratinar. El que os guste y la cantidad deseada.
* Pan rallado, pimienta, sal, aceite de oliva, chorro de vino blanco.

Preparación:

Que os quiten la grasa sobrante y os limpien las medias pechugas en la carnicería.
Con un cuchillo bien afilado, id abriendo las pechugas de forma que queden como un especie de saquito para poder rellenar, sin llegar a cortar las pechugas en los extremos. Y reservamos.

Las espinacas en bolsa dicen que vienen limpias, pero a mi me gusta pasarlas por el grifo, las escurro y reservo.

En una cazuela grande ponemos a pochar el ajo y la cebolleta cortados finamente. Cuando este pochado añadimos lo piñones y las uvas. Dejamos unos minutos y vamos añadiendo las espinacas, poco a poco porque salpican y además no os cabrán todas juntas en la olla. Empiezan a reducir y se quedan en menos de la mitad.

                                                   

Las salpimentamos y escurrimos el exceso de agua sin sacarlas de la olla. Cuidado con la sal porque el queso lleva sal.

Una vez hechas las espinacas, las pasamos a un bol y añadimos el queso troceado, en trozos no muy pequeños.

Ahora pasamos a rellenar las pechugas con la mezcla de las espinacas y con a ayuda de una cuchara. Las cerramos con palillos de manera que se salga lo menos posible el relleno.

Precalentamos el horno, calor arriba y abajo, a 180ºC.

Salpimentamos las pechugas  y las pasamos por pan rallado, de forma que queden bien cubiertas. Las ponemos en una fuente de horno, echamos un buen chorro de vino blanco y un chorrito de aceite de oliva. y las metemos en el horno durante 45 minutos.

Cuando falten 5 minutos para que se hagan, las sacamos y les ponemos por encima un poco de queso a cada una. Metemos en el horno de nuevo, pero esta vez con la opción de gratinar, hasta que se dore el queso.

No os despistéis que se doran muy rápido.



Consejo: Sacar del horno unos minutos antes de consumir, porque están demasiado calientes.


This entry was posted in Carnes.

Deja un comentario