Boquerones en vinagre

Para esta receta es importante que los boquerones no sean muy pequeños, porque se cuecen con el vinagre y se quedan muy blandos. Y sobre todo yo tengo los boquerones congelados por los menos 15 días antes de prepararlos.

                                             

Ingredientes:             (para cuatro personas).

* 700 gr de boquerones grandes.
* 1 vaso (de los de duralex) de vinagre. Prefiero que sea de vino y no de sidra, es mas fuerte.
* 1 cucharada de postre plena de sal.
* 1 diente de ajo pequeño.
* Agua, ramita de perejil, aceite de oliva virgen extra ( o el que os guste).

Preparación:

Limpiamos los boquerones y les quitamos la espina, los ponemos abiertos en un tupper y al congelador.
Sacamos los boquerones del congelador dos días antes de prepararlos, y los dejamos en la nevera, que se vayan descongelando.
Una vez hecho esto, los ponemos en un tupper ancho, los enjuagamos varias veces y los cubrimos de agua. Tapamos el tupper y lo metemos en el frigorífico durante 2 horas.

Pasado el tiempo, sacamos, escurrimos el agua, echamos la sal en el vaso con el vinagre, removemos hasta que se disuelva, y lo vertemos sobre los boquerones . Si vemos que el vinagre no los cubre bien, añadimos mas hasta que queden cubiertos.
                                                                         

Tapamos el tupper y volvemos a meterlo en el frigo, durante otras 2 horas. Vamos moviendo el tupper de vez en cuando para que entre bien el vinagre por entre los boquerones.

Troceamos el ajo y el perejil finamente y reservamos.
Después de estas 2 horas, sacamos nuestros boquerones, escurrimos bien el vinagre, los ponemos en la fuente donde los vayamos a servir. Los vamos colocando por capas y les vamos poniendo un poco de ajo y de perejil, ponemos otra capa de boquerones y el ajo y el perejil… y así sucesivamente. Cuando los hayamos colocado todos, vertemos el aceite de oliva virgen extra, hay que ser un poco generosos con el aceite pero sin pasarnos, es decir a vuestro gusto.

Y ya los tenemos preparados para degustar.

Ya veréis que sorpresa os lleváis por lo ricos que están.
                                                                                           









Consejo: Así como en otras recetas os digo que el reposo hace milagros, en esta ocasión os aconsejo que no los dejéis demasiado tiempo sin consumir, porque los boquerones se quedan muy blandos por culpa del vinagre.

Deja un comentario