Guiso de bacalao y huevos escalfados

Esta receta es de “cosecha propia”. Se puede hacer con otro pescado que no sea bacalao: pescadilla, congrio (este pescado da mucho sabor)…. En la pescadería os preparan el bacalao a vuestro gusto. En este caso me gusta sin piel y en tacos grandes, porque el pescado se hace enseguida.
Para que sea un plato mas consistente y plato único, le he añadido los huevos escalfados.

Ingredientes:               (Para cuatro personas).

* 900 gr de bacalao fresco, sin piel y en tacos grandes.
* 3 puerros medianos.
* 1 porreta de cebolleta (lo verde de la cebolleta).
* 1/4 de cebolla mediana.
* 4 patatas grandes.
* 1 tomate mediano maduro.
* 1 clavo de especia.
* 1 diente de ajo.
* 2 vasos de caldo de pescado o verduras.
* Sal, aceite de oliva, perejil, ramita de apio, una hoja de laurel.

Para los huevos escalfados.

* 8 huevos.
* agua, sal y un buen chorro de vinagre.

Preparación:

Lavamos, troceamos los puerros y la porreta,  no muy menudos y reservamos. Lo mismo con el perejil y el apio.
Lavamos la cebolla y el ajo, troceamos todo menudo y reservamos.
Pelamos las patatas, las lavamos y reservamos. Pelamos también el tomate, troceamos y reservamos.
En una olla grande ponemos aceite de oliva para cubrir el fondo y echamos la cebolla, el ajo y el clavo a pochar.
                                                                 

Cuando se dore añadimos las verduras excepto el tomate y echamos sal. Que se rehogue todo bien, removemos y añadimos el tomate troceado.

Cuando este todo rehogado, cascamos las patatas y las echamos en la olla, removemos para que se mezcle todo. Vertemos el caldo, removemos y rectificamos de sal. El caldo casi tiene que cubrir las patatas, sino añadimos mas o agua hasta que las cubra.

                                                  

                                                                 

                                            

Dejamos cocer todo a fuego medio, cuando veamos que las patatas están blandas incorporamos el bacalao de manera que lo cubra el líquido, procurando no remover mucho porque se deshace. Una vez cocido todo, apagamos el fuego.

En otra olla baja y ancha, ponemos agua suficiente para que cubra los huevos, sal y un buen chorro de vinagre. Cuando hierva cascamos los huevos y los echamos en el agua, de uno en uno y con cuidado para que no se rompan. Cocemos durante 10 minutos, si os gustan menos hechos, tenedlos menos tiempo. Una vez cocidos los huevos los sacamos del agua y los pasamos a la olla del guiso. Tocaremos a dos huevos por persona.

Consejo: El motivo de poner vinagre en el agua de los huevos, es para que queden recogidos y no se desparrame la clara por el agua.

Deja un comentario