Galletas de queso y canela

Hacer repostería casera es siempre un placer, pero tratándose de galletas es una delicia. El aroma que queda en toda la casa abre el apetito a cualquiera. Hay multitud de recetas de galletas, unas más complicadas que otras, pero éstas de hoy son «la simpleza hecha galleta».

Otras recetas de galletas:

Galletas crujientes de naranja , Galletas de mandarina , Galletas fáciles con chocolate y frutos secos , Galletas «super fáciles» de centeno , Galletas caseras con fruta .


Ingredientes: (Dependiendo del tamaño para 51 unidades).
  • 100 gr de mantequilla.
  • 200 gr de queso crema.
  • 250 gr de harina de trigo.
  • 40 gr de azúcar moreno.
  • 40 gr de azúcar blanco.
  • Unos 10 gr de azucar blanco con 1/2 cucharadita de postre de canela.
  • 1 pizca de sal.


Preparación:

Dejamos la mantequilla a temperatura ambiente 1 hora antes de la preparación de la receta, que adquiera una textura «pomada», reservamos.

Mezclamos el azúcar moreno y el blanco, reservamos.

Tamizamos la harina, con un colador o algún aparato para éstos menesteres. Reservamos.

Forramos una bandeja de horno con papel de hornear o con una lámina de silicona, reservamos.

En un bol amplio echamos la mantequilla, el queso y el azúcar con la canela (los 10 gr). Mezclamos bien que quede todo integrado. Incorporamos la harina tamizada, poco a poco. Seguimos mezclando.

Cuando consigamos una masa consistente trabajamos con las manos directamente hasta obtener una masa homogénea, pelín pegajosa, lisa y fina.

Cortamos dos trozos de papel de horno rectangulares, en uno de ellos colocamos la masa en una bola, tapamos con el otro, aplastamos un poco la masa con las manos y seguimos con el rodillo, estirando la masa en forma de rectángulo de unos 2-3 mm de grosor.

Retiramos el papel superior, espolvoreamos con parte de la mezcla de azúcares (los 80 gr) y enrollamos poco a poco la masa con papel incluído, formando un rulo. Cerramos un poco los bordes del papel y lo metemos en la nevera durante 1 hora, con el fin de que la masa endurezca un poco.

Precalentamos el horno a 200ºC, calor arriba y abajo.

Sacamos el rulo del frigorífico, retiramos el papel, costará un poco y volvemos a enrollar la masa. Cortamos rodajas de unos 2-3 mm de grosor, vamos rebozando las galletas en la mezcla de azúcar moreno y blanco (si vemos que es poco echamos más). Disponemos las galletas en la bandeja de horno, uno poco separadas porque crecerán en el horno. Horneamos hasta que veamos que comienzan a tostarse, sin que lo hagan del todo.

Sacamos, dejamos enfríar sobre una rejilla y…

¡Cómo están señores!


Consejo: Se pueden hacer con antelación, se conservan muy bien, si las dejamos enfríar completamente antes de guardarlas, en una lata de metal que cierre bien o un tarro de cristal hermético, son algunas de las opciones para su buena conservación (¡si es que duran!). La canela se puede suprimir o sustituír por vainilla. Recordemos que cada horno es un mundo y de que el tiempo de horneado depende de la potencia del horno.




Sí­guenos en Facebook: facebook.com/masqpostres
En Instagram: instagram.com/_masqpostres

Mándanos tus recetas, opiniones, sugerencias… a nuestro correo:  hola@masqpostres.es

Y si quieres recibir al instante nuestras nuevas recetas, suscrí­bete pinchando en «Suscribir», en la parte superior derecha de nuestro blog o en la inferior si lo haces desde el móvil.

Imprimir

Deja un comentario