Glaseado con semillas

Glasear: 

  1. Abrillantar un pastel, una tarta u otro dulce con una capa de azúcar o con mermelada, chocolate o almí­bar.
  2. Dar un aspecto brillante a un asado sometiéndolo a un fuego vivo y rociándolo con el jugo de la cocción.

Hoy os presento un glaseado muy sencillo, que queda bien en bizcochos.

 

Ingredientes:      (Dependiendo del tamaño del postre a glasear).
  • 4 cucharadas soperas colmadas de azúcar glas.
  • 1 cucharada de zumo de limón.
  • Semillas a gusto para espolvorear.
Preparación:

Mezclamos enérgicamente el azúcar glas con el zumo de limón hasta conseguir una textura espesa, como la cola de carpintero.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Desmoldamos el bizcocho a decorar, echamos por encima con una cuchara y espolvoreamos con las semillas.

 

Consejo: Decoramos el bizcocho con el glaseado justo antes de servir.

 

 

Sí­guenos en Facebook: facebook.com/masqpostres

En la web: www.masqpostres.es

Mándanos tus recetas, opiniones, sugerencias… a nuestro correo:

hola@masqpostres.es

Y si quieres recibir al instante nuestras nuevas recetas, suscrí­bete pinchando en “Suscribir”, en la parte superior derecha de nuestro blog o en la inferior si lo haces desde el móvil.

Bizcocho de remolacha y frutos secos

Otra de esas recetas de Internet que merece la pena tener en nuestro recetario. He de decir que es un postre que me ha sorprendido gratamente, por lo esponjoso y jugoso que queda, y el toque fresco a limón que le da el glaseado.

Llega el otoño, el fresquillo y las ganas de empezar la temporada repostera con un dulce reconfortante, afortunadamente podremos retozar en un bizcocho sin sentirnos demasiado pecadores: añadiendo fruta y hortalizas a la masa, reduciendo la cantidad de azúcar de la receta, cambiando la mantequilla por aceite o agregando una cantidad importante de fibra.

Tendremos como resultado un bizcocho sabroso, húmedo y muy tentador. La remolacha, musa de la temporada otoño-invierno, además de en ensaladas, sopas, cremas…, puede tener éxito en la repostería para teñir masas pero también como ingrediente principal. En éste postre aporta un toque de dulzor especial (sin saber a tierra) y con las pasas, nueces y semillas, nada tiene que envidiar a ningún plum-cake.

Lleva también un glaseado que es totalmente opcional, que si estamos muy intransigentes con el dulce, podemos eliminar.

 

Azúcar mascabado o moscobado:

El azúcar moscabado, también llamado mascabado, es un tipo de azúcar de caña integral. El azúcar moscobado tiene su origen en las Islas Mauricio y se caracteriza por no ser refinado.

El azúcar moscobado es de color marrón oscuro y cuenta con gran cantidad de melaza, por lo que tiene un sabor muy peculiar y una textura pegajosa.

Ingredientes:            (Para 8 o diez personas).

 

Para el bizcocho.

  • 140 ml de aceite de oliva suave.
  • 150 gr de azúcar moreno mascabado, o 130 gr de azúcar blanco.
  • 50 gr de nueces peladas y picadas.
  • 75 gr de pasas sin pepitas.
  • 75 gr de semillas variadas (lino, calabaza, sésamo, amapola…). He puesto pipas de calabaza y de girasol.
  • 150 gr de remolacha cruda rallada.
  • 200 gr de harina. Puede ser integral.
  • 9 gr de levadura Royal.
  • 3 huevos.
  • 1/2 cucharadita de postre de sal.
  • 1/2 cucharadita de postre de canela.
  • 1/2 cucharadita de jengibre. Opcional.
  • Para el glaseado.
  • 4 cucharadas soperas de azúcar glas.
  • 1 cucharada sopera de zumo de limón.
  • Semillas al gusto, he puesto pipas girasol y sésamo. Prescindibles.

 

Preparación:

 

Del bizcocho.

Escogemos el molde que nos guste. Me he decantado por uno rectangular tipo plum-cake de cristal (22 cm x 12,5 cm x 6 cm, aproximadamente). Engrasamos ligeramente con aceite de oliva y colocamos en el fondo un trozo de papel de horno, dejando sobrante en los laterales para poder sacar el bizcocho cómodamente. Reservamos.

 

 

 

 

 

 

Mezclamos la harina, la sal, la levadura, el jengibre y la canela (u otras especias). Removemos bien con un tenedor para que no queden grumos y reservamos.

 

 

 

 

 

 

Separamos las yemas de las claras, guardamos las últimas en la nevera.

 

 

 

 

 

 

En un bol grande echamos el aceite con el azúcar y batimos con la batidora de varillas. Vamos añadiendo una a una las yemas a la mezcla anterior, batiendo después de cada adición. Deberá quedar una mezcla bien unida y homogénea.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Agregamos las nueces, las pasas y las semillas (en mi caso pipas de calabaza y girasol). Revolvemos bien con una espátula.

 

 

 

 

 

 

Pelamos la remolacha y la rallamos con un rallador sobre la mezcla que tenemos. Mezclamos bien.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Añadimos poco a poco los ingredientes secos (la mezcla de la harina), integrándolos perfectamente en la masa. Dejamos reposar media hora, tapada y a temperatura ambiente.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Encendemos el horno a 180ºC, calor arriba y abajo.

En otro bol batimos las claras a punto de nieve con la batidora de varillas y cuando tengamos un merengue consistente lo agregaremos en cuatro veces a la masa principal, con movimientos envolventes y suaves.

 

 

 

 

 

 

Vertemos la masa en el molde y metemos en el horno a media altura, a 180ºC calor arriba y abajo, en principio 30 minutos.

 

 

 

 

 

 

Pasados los cuales taparemos el molde con papel de aluminio para que no se nos queme la superficie y dejaremos hornear así otros 30 minutos.

Iremos comprobando con un palito que la masa esté húmeda pero no pegajosa.

Sacamos del horno y dejaremos enfriar por completo.

 

Del glaseado.

Para el glaseado, mezclamos el azúcar glas con el zumo de limón hasta conseguir una textura espesa, como la cola de carpintero.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Echamos por encima del bizcocho desmoldado con una cuchara y espolvoreamos las semillas. Desde luego el aspecto no puede ser mejor.

 

Consejo: El bizcocho lo he hecho de víspera, el glaseado el día de su consumo. Si no queremos que las manos nos queden teñidas de rosa un par de días, nos pondremos guantes. No pensaba ponerle el glaseado, pero me gusta el toque que le da el limón al bizcocho. Ya sabemos que cada horno es un mundo, así que iremos controlando la cocción.

 

Sí­guenos en Facebook: facebook.com/masqpostres

En la web: www.masqpostres.es

Mándanos tus recetas, opiniones, sugerencias… a nuestro correo:

hola@masqpostres.es

Y si quieres recibir al instante nuestras nuevas recetas, suscrí­bete pinchando en “Suscribir”, en la parte superior derecha de nuestro blog o en la inferior si lo haces desde el móvil.

 

 

 

Feliz puente del Pilar

Desde Más que postres, informamos que los VIERNES REPOSTEROS se toman un descanso. Tomaremos fuerzas y volveremos con nuevas recetas dulces y saladas.

Seguimos con vosotros en:

Facebook: facebook.com/masqpostres

La web: www.masqpostres.es

Gracias también por dejar vuestras opiniones o consultas en el correo hola@masqpostres.es

Y ya sabéis que si queréis recibir al momento nuestras nuevas recetas, pinchad en “Suscrí­bete” en el margen superior derecho de nuestro blog o en el inferior desde el móvil.

 

GRACIAS POR SEGUIRNOS.

Tarta de ciruelas con mermelada

La pasta quebrada también llamada brisa, se utiliza como base para tartas y tartaletas dulces y también platos salados. Es la masa que se pone de base, por ejemplo, en las quiches y otras tartas saladas.

Este es un postre fácil que se prepara en el horno. Queda como resultado una tarta jugosa, distinta y en su punto de dulzor.

Necesitaremos para la base Pasta quebrada (este es el enlace).

Dejo otras recetas que llevan éste tipo de base, algunas dulces son muy de temporada:  Tarta de higos, Tarta de manzana (Apple Pie) , Tarta de yogur y fresas, Tarta de calabaza.

Otras saladas que están muy ricas:

Quiche de verduras, Quiche de calabacín con panceta (bacon) , Quiche de salmón, Quiche de morcilla, espinacas y manzana.

Ingredientes:           (Para seis u ocho personas).
  • 200 gr de pasta quebrada. Puede ser casera o comprada. En este caso la he hecho en casa.
  • 50 gr de azúcar.
  • 75 gr de ciruelas pasas sin hueso.
  • 400 ml de leche.
  • 200 ml de leche evaporada. La receta original lleva nata.
  • 2 huevos.
  • Mermelada de ciruela. La receta lleva de albaricoque.
  • Frambuesas para decorar. Opcional.
Preparación:

Escogemos el molde ( 23 cm de diámetro por 7 de altura, aunque puede ser más pequeño), preferentemente desmoldable. Cubrimos con papel de horno la base, que al cerrar el molde, sobre por los laterales. Reservamos.

 

 

 

 

 

 

Precalentamos el horno a 170ºC, calor arriba y abajo.

Colocamos la pasta quebrada sobre el papel del fondo del molde y la vamos estirando con los dedos, procurando que quede del mismo grosor en todas parte y que suba por los laterales del mode como 1 cm aproximadamente.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Introducimos en el horno caliente y horneamos durante 15 minutos. Sacamos del horno y reservamos. Deberá quedar dorada, se terminará de hacer en el proceso.

 

 

 

 

 

 

Abrimos las ciruelas pasas y repartimos sobre la galleta, colocándolas con la piel hacia arriba.

 

 

 

 

 

 

En un bol grande mezclamos la leche, la leche evaporada, el azúcar y los huevos, batimos con una varilla eléctrica y vertemos en el molde, sobre las ciruelas.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Horneamos la tarta a 180ºC, calor arriba y abajo, durante 45 minutos.

 

 

 

 

 

 

Dejamos enfriar y desmoldamos. Con el papel será más fácil pasarla a la fuente o plato elegido para presentar. Pintamos la superficie con la mermelada.

Podemos decorar con frambuesas, unas hojitas de menta… En fin, la cocina es imaginación.

 

 

 

Consejo:  Como ya sabemos y os digo siempre,  cada horno es un mundo, el tiempo es orientativo, depende de la potencia del mismo. Yo la he hecho de víspera. Desmoldaremos y pintaremos con la mermelada un rato antes de servir. La mermelada más común para éstos casos es la de albaricoque o melocotón, pero la he puesto de ciruela porque me han regalado un tarro y es casera. ¿Cómo resistirme?

 

 

Visí­tanos en Facebook: facebook.com/masqpostres

En la web: www.masqpostres.es

Danos tus opiniones o consultas en el correo: hola@masqpostres.es

O si quieres recibir al momento nuestras nuevas recetas, pincha en “Suscrí­bete” en el margen superior derecho de nuestro blog o en el inferior desde tu móvil.

This entry was posted in Postres.

Habas tiernas con pulpo

 

Una receta simple y fácil, y cuando digo fácil es que no lo puede ser más. Juzgad vosotros mismos.

Os dejo enlaces de alguna otra receta con pulpo: Alubias con pulpo, Guisantes con pulpo y acelgas.

 

Ingredientes:               (Para cuatro personas).
  • 450 gr de habas ya sin vaina, pueden ser frescas o congeladas. Las de Mercadona congeladas (Habas baby) son ideales.
  • 250 gr de pulpo cocido. En las grandes superficies tenemos patas ya cocidas.
  • 1 cucharadita de postre de pimentón dulce.
  • 1/2 cucharadita de postre de pimentón picante. Es opcional pero creo que le da un toque.
  • Sal, aceite de oliva.

 

Preparación:

En una olla rápida echamos las habas sin descongelar, con agua que las cubra y pizca de sal. Si son frescas, quitamos la vaina y las pasamos por el grifo. Cerramos la olla y la ponemos al fuego, cuando empieza el vapor dejaremos 5 minutos. Transcurrido el tiempo retiramos del fuego.

Una vez fría la olla abrimos y escurrimos las habas, reservamos.

Retiramos el pulpo de su envoltorio y troceamos en láminas no demasiado gruesas. Reservamos.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Ponemos una cazuela baja y ancha al fuego con un chorrito de aceite de oliva y añadimos las habas y el pulpo troceado, removemos, salteamos unos minutos. Añadimos el pimentón dulce y picante (opcional), mezclamos bien, sin que se nos queme el pimentón.

 

 

 

 

 

 

Regamos con un chorro generoso de aceite de oliva y servimos.

 

 

Consejo: Se puede hacer con antelación, tendremos cuidado de que al calentar no se nos queme el pimentón, porque amarga.

 

Sí­guenos en Facebook: facebook.com/masqpostres

En la web: www.masqpostres.es

Mándanos tus recetas, opiniones, sugerencias… a nuestro correo:

hola@masqpostres.es

Y si quieres recibir al instante nuestras nuevas recetas, suscrí­bete pinchando en “Suscribir”, en la parte superior derecha de nuestro blog o en la inferior si lo haces desde el móvil.

Quesada fácil con queso fresco

Como os he prometido, en la otra receta de quesada ( Quesada), he encontrado alguna con queso freso y con requesón. Os presento la de queso fresco.

Os dejo otras recetas de quesada distintas: Quedada de yogur y ciruelas pasas, Quesada de paraguayo.

 

Esta vez también he puesto molde de aluminio desechable.

 

Ingredientes:             (Para seis u ocho personas).
  • 300 ml de leche entera.
  • 200 ml de leche evaporada.
  • 150 gr de harina de trigo.
  • 200 gr de azúcar.
  • 150 gr de queso fresco. Vuestro favorito.
  • 100 gr de mantequilla.
  • 2 huevos.
  • 1/4 de cucharada sopera de canela. La cantidad depende de vuestros gustos.
  • Ralladura de 1/2 limón.
Preparación:

Untamos el molde con mantequilla, sin dejarnos ningún rincón. Reservamos.

 

 

 

 

 

 

Precalentamos el horno a 190ºC calor arriba y abajo.
Echamos todos los ingredientes en un vaso batidor o jarra grande (lo puse en la jarra y lo tuve que cambiar a un bol grande), excepto la harina. Batimos con la batidora hasta que quede una mezcla homogénea.

 

 

 

 

 

 

Vamos añadiendo la harina, poco a poco, seguimos batiendo hasta que quede incorporada en la crema y sin grumos.

 

 

 

 

 

 

Vertemos en el molde, damos unos golpecitos con el molde en la encimera e introducimos en el horno, a 190ºC, calor arriba y abajo, durante unos 45 minutos.

 

 

 

 

 

 

Tiene que quedar totalmente cuajada y la parte de arriba dorada. Vamos comprobando de vez en cuando, si está cuajada, con un palito de brocheta.

Una vez cocida, sacamos del horno y dejamos templar o enfriar.

Para decorar podemos espolvorear con un poco de canela, azúcar…

 

 

Consejo: Está más rica hecha de víspera. Si vemos que a media cocción se nos quema por encima, cubrimos con papel de aluminio y listo. En casa nos gusta templada.

 

Visí­tanos en Facebook: facebook.com/masqpostres

En la web: www.masqpostres.es

Danos tus opiniones o consultas en el correo: hola@masqpostres.es

O si quieres recibir al momento nuestras nuevas recetas, pincha en “Suscrí­bete” en el margen superior derecho de nuestro blog o en el inferior desde tu móvil.

Gelatina de frutas

En ésta receta he aprendido que no todas las gelatinas son iguales y lo más importante en qué se mide su fuerza gelificante: En GRADOS BLOOM, como bronce (125º Bloom), plata (160º Bloom), oro (190-225º Bloom) y platino (240º Bloom). 

Lo mejor es obedecer siempre las instrucciones del fabricante.

Ingredientes:         (Para diez personas).

Para la gelatina de frutos rojos.

  • 300 gr de fruta,  250 gr de fresas (la original lleva cerezas) y 50 de frutos rojos, los que os gusten. He elegido las fresas y la mezcla de frutas rojas congeladas de Mercadona.
  • 500 ml agua.
  • Otros 150 ml de agua.
  • 50 gr de azúcar.
  • 7 hojas de gelatina neutra.

 

Para la gelatina de batido.

  • 220 ml de leche evaporada. La receta original lleva nata.
  • 180 ml de leche.
  • 40 gr de azúcar
  • 75 gr de frutas rojas.
  • 5 hojas de gelatina neutra.

 

Preparación:

Sacamos del congelador las bolsas de fruta congeladas uno 15-20 minutos antes de empezar con la receta.

Escogemos el molde para nuestra gelatina, en ésta ocasión uno redondo con hueco central de 17 cm de diámetro y 8 cm de altura hasta el borde del hueco interno. Untamos el molde con aceite de oliva, con ayuda de una brocha y reservamos.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

De la gelatina de frutos rojos.

Calentamos en un cazo 1/2 litro de agua, añadimos el azúcar, removemos para que se disuelva.

 

 

 

 

 

 

Y cuando esté hirviendo echamos las fresas y los 50 gr de frutas rojas. Cocemos 5 minutos, apartamos del fuego, dejando que las frutas infusionen el agua mientras se enfría. Retiramos las fresas y reservamos.

 

 

 

 

 

 

Hidratamos las 7 hojas de gelatina en un cuenco con agua fría, durante 5 minutos. Reservamos.

 

 

 

 

 

 

Trituramos el agua con las frutas rojas y colamos (opcional). Añadimos otros 150 ml de agua fría y dejamos atemperar.

 

 

 

 

 

 

Cuando el líquido esté a temperatura ambiente, cogemos un poco (un cuarto de taza aproximadamente), calentamos ligeramente en el microondas y echamos en él las hojas de gelatina hidratadas y bien escurridas. Removemos bien hasta que se disuelva por completo y lo añadimos al resto del líquido.

Pasamos todo a una bandeja de horno amplia, con el fin de que se enfríe lo antes posible e introducimos en la nevera.

 

 

 

 

 

 

De la gelatina de batido.

Hidratamos las 5 hojas de gelatina en un recipiente con agua fría durante 5 minutos. Reservamos

Mezclamos todos los ingredientes en un bol, trituramos con la batidora. Si lo deseamos colamos para retirar las pepitas.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Y procedemos del mismo modo para agregar la gelatina (cogemos un poco de la mezcla, calentamos ligeramente en el micro y disolvemos en ella la gelatina hidratada y escurrida). Removemos bien hasta que se disuelva.

Pasamos la mezcla a otra fuente de horno amplia y metemos en la nevera para que enfríe rápido. Cuando las gelatinas tengan una textura parecida a la clara de huevo, sacamos.

 

Del montaje.

Colocamos las fresas reservadas en el fondo del molde. Vamos echando con cuidado la gelatina de frutos rojos.

 

 

 

 

 

 

Llevamos al frigorífico hasta que la superficie esté ligeramente firme, pero aún se puede dejar una marca con un dedo.

Echamos por encima la gelatina de batido, con cuidado, tapamos con film transparente y dejamos en la nevera como mínimo 12 horas.

 

 

 

 

 

 

Una vez cuajada toda, sacamos, desmoldamos y degustamos.

 

¡Mirad qué espectáculo de color!

 

 

Consejo: La he hecho de víspera. Me parece que está poco dulce, podemos aumentar un poco la cantidad de azúcar porque la fruta natural no endulza tanto.

 

 

Visí­tanos en Facebook: facebook.com/masqpostres

En la web: www.masqpostres.es

Danos tus opiniones o consultas en el correo: hola@masqpostres.es

O si quieres recibir al momento nuestras nuevas recetas, pincha en “Suscrí­bete” en el margen superior derecho de nuestro blog o en el inferior desde tu móvil.

This entry was posted in Postres.

Flan de manzana y galletas al microondas

Otro postre sin horno, rápido, fácil y fresquito para lo que queda de verano. He de decir que es la primera vez que hago un postre en el microondas, espero que me quede bien. Y no sólo me quedó bien, si no que me sorprendió gratamente: estaba bien cocido, jugoso y por su puesto riquísimo.

Ingredientes:           (Para seis u ocho personas).
  • 2 huevos.
  • 8 galletas, tipo María o vuestras favoritas.
  • 2 manzanas hermosas. La variedad que os guste, que no sean muy ácidas.
  • 200 ml de leche.
  • 150 gr de azúcar.
  • Caramelo líquido. Puede ser comprado o casero.
Preparación:

Os dejo unos enlaces por si os decantáis por hacer el caramero en casa.

Flan de requesón, Flan de pera, Tarta cuajada de queso.

Escogemos el molde, también pueden ser individuales. Ésta vez he elegido uno de corona de 25 cm de diámetro por 6,5 de profundo, pero puede ser más pequeño, así quedará un poco más gordito el flan, a mí me quedo demasiado fino.

Vertemos sobre él el caramelo líquido (he elegido del comprado), repartimos bien por todo el fondo (nos podemos ayudar con una brocha) y reservamos.

 

 

 

 

 

 

Ponemos todos los ingredientes en un baso batidor o una jarra grande ( las manzanas peladas, descorazonadas y troceadas)  y trituramos con la batidora, procurando que quede una mezcla homogénea.

 

 

 

 

 

 

 

 

Vertemos todo sobre el molde caramelizado y llevamos al microondas.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Lo tendremos 13 minutos. Al principio lo pondremos 9 minutos y vamos aumentando 1 minuto, otro… y así hasta llegar a 13.

Como ya sabemos cada microondas es un mundo y la cocción depende de su potencia. Es preferible ir poco a poco, que no se nos pase nuestro flan, porque quedaría seco. Iremos comprobando que está cuajado pinchándolo con un palito de brocheta.

Una vez hecho, sacamos del micro, dejamos enfriar y lo metemos en la nevera unas horitas.

Los agujeritos que tiene el flan, son los pinchazos del palito de brocheta, para comprobar que está cuajado.

 

 

 

 

 

 

 

 

Unos 10 minutos antes de servir, sacamos y desmoldamos.

Se puede decorar con nata, fruta fresca tipo fresas, frambuesas, moras… Pero yo lo prefiero tal cuál.

 

 

 

Consejo: Lo he hecho la víspera. El tiempo de cocción también depende del grosor del flan, a mayor grosor, más tiempo.

 

 

Sí­guenos en Facebook: facebook.com/masqpostres

En la web: www.masqpostres.es

Mándanos tus recetas, opiniones, sugerencias… a nuestro correo:

hola@masqpostres.es

Y si quieres recibir instantáneamente nuestras nuevas recetas, suscrí­bete pinchando en “Suscribir”, en la parte superior derecha de nuestro blog o en la inferior si lo haces desde el móvil.

 

 

 

This entry was posted in Postres.

Muslos de pavo asados con cebolla y manzana

Una de esas recetas que atraen cuando la descubres. Y el pavo una carne nutritiva que hace que se convierta en un plato muy recomendable.

Ingredientes:          (Para cuatro personas).
  • 4 zancos de pavo no grandes. Yo he puesto 3 porque me parecían muy grandes.
  • 2 manzanas medianas.
  • 2 cebollas grandes.
  • 150 ml de vino blanco.
  • 2 plátanos.
  • 8 ciruelas pasas sin hueso.
  • Sal, pimienta, perejil, aceite de oliva, canela en polvo.
Preparación:

Limpiamos bien los muslos (les podemos quitar la piel), salpimentamos y reservamos.

Precalentamos el horno a 190ºC, calor arriba y abajo.

Pelamos y picamos las cebollas en trozos no pequeños y esparcimos en una fuente de horno. Pelamos y cascamos las manzanas y las ponemos con las cebollas. Colocamos los muslos de pavo encima, regamos con el vino blanco y horneamos durante unos 90 minutos.

 

 

 

 

 

 

Mientras, pelamos y cortamos los plátanos en lonchas no demasiado gordas. Ponemos una sartén, con un chorrito de aceite de oliva, al fuego y salteamos el plátano y las ciruelas brevemente. Espolvoreamos con un poco de canela (es opcional). Retiramos del fuego y reservamos.

 

 

 

 

 

 

Una vez asado, en la receta original trituran la cebolla y la manzana con el jugo, hacen con ello una salsa, pero en casa nos gusta encontrar los tropiezos.

Si nos decantamos por hacer la salsa:

Una vez hecho el asado, retiramos los muslos a otra fuente, dejamos que mantengan el calor en el horno apagado y pasamos las cebollas y las manzanas con su jugo a un baso batidor y trituramos. Quedará como resultado una salsa que mantendremos caliente.

Para servir, en un plato pondremos un muslo, salseamos al gusto y ponemos como guarnición el salteado de fruta. Espolvoreamos con perejil.

¡Vaya plato rico que nos hemos marcado hoy!

 

Receta sin hacer salsa, con la cebolla y la manzana sin triturar.

 

Consejo: El tiempo de asado siempre es orientativo, depende de la potencia del horno y cada uno es un mundo. Como veis en la foto, no he triturado nada.

 

 

Visí­tanos en Facebook: facebook.com/masqpostres

En la web: www.masqpostres.es

Danos tus opiniones o consultas en el correo: hola@masqpostres.es

O si quieres recibir al momento nuestras nuevas recetas, pincha en “Suscrí­bete” en el margen superior derecho de nuestro blog o en el inferior desde tu móvil.

Sardinas marinadas con tomate y balsámico

Una receta curiosa y distinta de comer sardinas. El proceso de preparación lleva su tiempo, pero la complicación  es nula.

Vinagre o aceto balsámico:  

Básicamente, como su nombre lo indica, es un vinagre. Proviene de una cocción (o reducción, mejor dicho) que se le aplica al mosto de las uvas. Finalmente, queda una especie de “almí­bar” espeso, que se deja fermentando, convirtiéndose primeramente en alcohol y luego en ácido acético. De ahí­ que se le conozca también como aceto balsámico.

Posteriormente, como si de un vino se tratara, se coloca en barricas para su almacenamiento, perí­odo que lleva al menos unos tres años y que se puede extender tranquilamente hasta diez o doce años sin ningún tipo de problemas. Es más, éstos vinagres balsámicos con más tiempo de estacionamiento son los más buscados y, por ende, los más costosos.

Principalmente y más allá de sus propiedades, la principal diferencia entre el aceto balsámico y otros vinagres radica en su proceso de elaboración, de almacenamiento y en el resultado final.

Marinar:

Conservar en crudo un alimento, especialmente un pescado, con adobo para que se ablande y adquiera la sazón y el aroma deseados.

Escaldar:

Es una técnica culinaria consistente en la cocción de los alimentos en agua o lí­quido hirviendo durante un periodo breve de tiempo (entre 10 y 30 segundos).

 

Ingredientes:            (Para cuatro personas).
  • 600 gr de sardinas medianas-pequeñas.
  • 70 ml de vinagre de vino, manzana o el que os guste.
  • 250 ml de agua.
  • 1 cucharadita de postre de sal.
  • 1 tomate maduro. La variedad que os guste.
  • Un chorro de vinagre balsámico.
  • Un buen chorro de aceite de oliva suave (ideal el de 0,4) para cubrir las sardinas.
  • Sal, pimienta, perejil.
Preparación:

Limpiamos las sardinas, quitamos las tripas y la cabeza, dejamos los dos filetes. Lavamos bajo el grifo, metemos en un tupper, tapamos y congelamos durante 15 días.

Pasado éste tiempo sacamos del congelador, dejamos en el frigorífico que se descongelen poco a poco durante 2 días.

En un tupper amplio ponemos los filetes con agua y hielo, que les cubra el agua, tapamos y dejamos durante 4 horas, para que pierdan la sangre. Metemos en la nevera.

 

 

 

 

 

 

Transcurridas las horas, escurrimos y ponemos en un baño de 70 ml de vinagre (de vino o manzana o vuestro favorito) y el agua con sal. Tapamos y dejamos marinar en el frigorífico durante 24 horas.

 

 

 

 

 

 

Escurrimos, secamos con papel de cocina, las pasamos de nuevo a un tupper y cubrimos con aceite de oliva suave. Tapamos y llevamos a la nevera hasta el momento de servir.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Pelamos el tomate (lo podemos escaldar), cortamos en daditos pequeños, lo metemos en un tupper, salpimentamos y marinamos con un chorro de aceite de oliva y otro de vinagre balsámico, tapamos. Reservamos en el frigorífico.

 

 

 

 

 

 

En el momento de servir, escurrimos el tomate y lo repartimos sobre los filetes de sardina, espolvoreamos con perejil.

 

¡A disfrutar de unas sardinas distintas y sanas!

 

 

Consejo: Lo ideal sería hacer los procesos de cubrir los filetes de sardinas con aceite de oliva y el de marinar el tomate, por la mañana y servir nuestras sardinas perfectas para la cena.

 

 

Sí­guenos en Facebook: facebook.com/masqpostres

En la web: www.masqpostres.es

Mándanos tus recetas, opiniones, sugerencias… a nuestro correo:

hola@masqpostres.es

Y si quieres recibir instantáneamente nuestras nuevas recetas, suscrí­bete pinchando en “Suscribir”, en la parte superior derecha de nuestro blog o en la inferior si lo haces desde el móvil.