Tarta de semifrío de limón

Esta receta la he encontrado trasteando en Internet. Me ha parecido super fácil y fresquita para el verano.

Ingredientes:                (Para cuatro o seis personas).

* Bizcochos de soletilla. Los necesarios para cubrir el fondo del molde.
* 120 gr de azúcar.
* 2 sobres de gelatina de limón. Yo he puesto de la de Royal.
* 250 ml de agua.
* 125 ml de zumo de limón, no la pulpa.
* 500 ml de leche evaporada.
* 1 dedo de ron en un vaso pequeñito. Es solo para empapar un poco los bizcochos.
* 7 cucharadas soperas colmadas de azúcar. Para hacer el caramelo, podéis poner del comprado, pero sed generosos.
* Unas gotas de limón y chorrito de agua.

Para decorar: (Este paso es prescindible).

* 1/4 de tableta de chocolate especial postres de Nestlé, intenso.
* Agua para el baño María.

Preparación:

Ponemos a enfriar en un bol con hielo y agua fría, el brick de leche evaporada y lo metemos en la nevera hasta que lo necesitemos.
En una satén amplia, echamos las cucharadas de azúcar, las gotas de limón y el chorrito de agua. Ponemos a fuego no muy fuerte y cuando veamos que empieza a dorar removemos con una espátula, procuraremos que no nos quede demasiado oscuro porque sino amarga.

Forramos con papel de aluminio un molde desmoldable, (si ya sabéis que el molde pierde líquido por debajo, forramos también por fuera.).

Vertemos el caramelo y disponemos los bizcochos sobre este, cubriendo bien todo el fondo del molde, si es necesario partimos los bizcochos para tapar todos los huecos. Con ayuda de una cuchara, empapamos los bizcochos con el ron, sin pasarnos, y reservamos.

En una olla ponemos el agua, el zumo de limón, el azúcar y los sobres de gelatina, mezclamos y ponemos a fuego medio sin dejar de remover, hasta que esté a punto de hervir. Retiramos del fuego y dejamos enfriar a temperatura ambiente.

En un bol batimos la leche evaporada con la batidora, para que coja aire y quede espumosa.
Vamos añadiendo la mezcla de la gelatina poco a poco y seguimos batiendo hasta que este todo bien integrado.

Pasamos esta crema al molde, alisamos la superficie y metemos en el frigorífico, por lo menos un par de horas antes de consumir, para que se cuaje.

Una vez cuajada, desmoldamos, ponemos en un plato o bandeja para servir y…. ¡¡¡¡ a disfrutar de este postre tan fresco!!!!

Si queremos decorarla con chocolate:

Cubrimos un plato con papel de horno y lo metemos en el congelador.
Ponemos el chocolate en una taza y al baño María, es decir colocamos la taza en una olla pequeña, con el fondo cubierto de agua y metemos nuestra taza con el chocolate. Colocamos todo a fuego suave. Vamos removiendo el chocolate procurando que no le entre agua. Cuando este fundido, retiramos y reservamos.
Sacamos el plato con el papel del congelador, y con ayuda de una cuchara vamos haciendo dibujos con el chocolate sobre el papel. Procurando que los trazos no sean demasiado finos. Acabado el chocolate, volvemos a meter el plato con el papel en en congelador.

Cuando vayamos a servir la tarta, sacaremos nuestros dibujos del congelador y pondremos uno en cada plato. Queda muy vistoso, pero sobre todo rico el toque amargo del chocolate con el semifrio de limón.

Consejo: Yo la he hecho la víspera para asegurarme de  que esta  cuajada.

Pensando en voz alta: Para mi gusto, a esa receta le sobra el caramelo. Creo que forrando el molde con los bizcochos, empapándolos un poco con ron, echando un poco de la crema de limón para que terminen de empaparse y no floten, y vertiendo el resto de la crema, estaría mucho mejor.

This entry was posted in Postres.

Deja un comentario